<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

Indiana Pons y los recién llegados

Iolanda Bonet Marí, ESAIT (Equipo de Apoyo al Alumnado de Incorporación Tardía), Consejería de Educación del Gobierno de las Islas Baleares

 

Nos debería sorprender encontrar un título como éste en un congreso relacionado con la inmigración. Aquello que puedan tener de relación pasa por el cine, tema del cual no trata este congreso, y nos plantea interrogantes sobre el nombre (Indiana Pons?), una posible equivocación (no será Indiana Jones?) y otras dudas.
En cambio, desde aquí queremos afirmar que existe una importante relación entre Indiana Pons y el alumnado recién llegado. Y también pueden estar relacionados el cinematográfico Indiana Jones, el descarado Xin Xan, el aprendiz de mago Harry Potter y el más reciente conquistador del celuloide, Tirante el Blanco.

Entre los muchachos y muchachas que acaban de llegar a nuestras aulas, provenientes de países extranjeros, existen nexos comunes:
- desconocen nuestro país, nuestra lengua y nuestra cultura
- sus expectativas suelen estar truncadas

Nuestro equipo se creó hace cerca de cuatro años, en respuesta a la creciente necesidad de actuación dentro de nuestras aulas. Partía de experiencias anteriores que había llevado a cabo la Consejería. A través de seminarios, grupos de trabajo, y con más ilusión que recursos, algunos grupos reducidos de profesoras y profesores empezaron a recoger materiales, ponerlos en práctica, elaborarlos y experimentarlos. El PALIC (Programa de Acogimiento Lingüístico y Cultural) significó un inicio de organización del alumnado recién llegado teniendo en cuenta los países de procedencia y sus rasgos culturales y humanos.
La Ed. Infantil, Primaria y Secundaria, en todos los cursos, empezaban a llenarse de personas, la lengua de las cuales no era entendida por casi el 100 % de nuestro profesorado. Árabe, tamàzigh, tàgal, eran lenguas de uso cotidiano entre ciertos grupos lo suficiente numerosos, que sólo se comunicaban con infinitivos y por signos, en algunos casos.
Dentro la problemática que representaba en cada centro la llegada masiva de inmigrantes, la adolescencia, conflictiva y rebelde como ya sabemos, se situaba como número uno en la lista de necesidades urgentes.
Los profesores y profesoras, primeros afectados directamente, se vieron saturados: un alumno que no los entendía, que casi no sabía leer ni escribir, y si sabía, era en otra lengua que no era entendida en nuestra sociedad, constituía una fuente de problemas a la que no se le veía una solución próxima.
Algunos de aquellos profesores y profesoras que habían empezado a estudiar el caso, se encontraban con graves carencias que no tenían una respuesta inmediata pero sí una necesidad: los alumnos y las alumnas inmigrantes necesitaban una respuesta urgente, o no se podría trabajar dado los problemas que se desencadenaban.
Toda respuesta debe pasar por una reflexión. Se debía hacer balance, conocer los desencadenantes de aquella situación y empezar a dar respuestas, una detrás la otra.

La situación actual no es de color de rosa. Los profesores y profesoras que se quieran dedicar a trabajar con el alumnado inmigrante se encuentran que:
- no hay plazas a las que acceder o son de muy difícil acceso por determinado profesorado.
- las plazas cambian de departamento, según la adscripción de la persona que las ocupa.
- a veces se cubren las plazas con las “coes” o “sobras“ de otros profesores, con la consiguiente dificultad que entraña ser atendidos por profesorado no especializado.
- todavía no hay unos estudios reglados, y no se puede acceder si no es a través de màsters o postgraus
- el profesor o profesora de acogida se suele identificar en algunos centros con “el propietario” de los alumnos inmigrantes, su problemática, sus libros, su higiene, sus problemas sociales...
- los profesores de acogida no tienen suficientes horas por atender a la totalidad de alumnado del centro que los necesita.
- a veces, no tienen ni una aula.

A toda esta panorámica se añade la carencia de materiales adecuados, suficientemente probados y experimentados. Coger un alumno que casi nos entiende y ponerle delante un libro con un lápiz para que copie aquello que ve escrito no suele ser la mejor solución, o al menos la única, para aprender una lengua extranjera. O no recordamos como aprendimos las primeras clases de inglés o francés?

Y con todo este panorama, qué tiene que ver Indiana Pons?
Todo llegará...

Pese a que el panorama pueda parecer desolador, se ha hecho mucho trabajo.
Tras reflexionar sobre la situación, hemos llegado a elaborar algunas conclusiones importantes, muchas de las cuales han resultado decisivas:

- “Si no se actúa sobre un problema, el problema crece” (P.Encina, Jornadas de Inmersión, octubre 2004) Ante esta situación, es mejor actuar que ignorarlo.
- “Hemos de aceptar algunos hechos sobre los cuales no podemos incidir”, como por ejemplo la globalización (J.Girona, Curso de formación básica inicial para los miembros del departamento de orientación a los centros de educación secundaria, Eivissa, octubre 2003)
- “Aunque no se arregle se debe hacer algo”, (P. Encina, curso de Formación Inicial para el profesorado de apoyo: Compensación Educativa, Pedagogía terapéutica, audición y lenguaje, Inca noviembre 2002)
- “Una vez que empieza, la llegada de inmigrantes no vuelve atrás” (M. Siguán e I. Palacín, Simposio de Girona octubre 2003)

Una vez asumidas estas reflexiones, empieza la puesta en marcha por echar adelante los proyectos reales, aquellos que ya sabemos que pueden fracasar a corto plazo pero que estamos dispuestos a lograr independientemente de los resultados porque nos traerán hacia la innovación y los éxitos en un plazo más largo.

Dentro de las carencias que todavía se nos presentan, hay la del profesor de aula la del alumnado que presenta diferentes características de diversidad (el alumnado de NEE y también de Incorporación Tardía), etc.

Dentro de las tareas que lleva a cabo nuestro servicio, están las siguientes:

- Asesoramiento a los institutos de secundaria sobre la Acogida del Alumnado Inmigrante, la puesta en marcha y seguimiento de las aulas o Talleres de Lengua y Cultura, las Aulas de Acogida, los apoyos posibles.
- Préstamo y cesión de materiales a los centros que lo necesitan.
- Elaboración, adaptación y experimentación de materiales.
- Puesta en marcha de programas adaptados a las necesidades de cada centro, profesor o alumno.
- Contar con un pequeño Centro de Recursos y Materiales.

Es a las aulas de acogida o talleres de lengua y cultura, y a veces en combinación con el centro, el Día del centro o Semanas Culturales, donde se llevan a la práctica la mayor parte de programas experimentales. Otros se relacionan con salidas extraescolars, siempre dirigidas al aprendizaje de nuestra lengua y cultura y a la integración del alumnado.

A continuación detallaremos algunas de las experiencias que se han llevado a cabo en nuestras Islas, algunas de las cuales son la respuesta que damos desde nuestro servicio (ESAIT, Incorporación Tardía)

Dónde estamos

Es una propuesta didáctica, experimentada en nuestras islas, con técnicas de teatro, especialmente pensada para recién llegados, “salta las barreras de la mesa y la silla”. Por su versatilidad, se puede usar como material de acogida para los primeros niveles. Su principal objetivo es atender la diversidad del alumnado, con técnicas que le permitan recordar, repasar y solucionar sus dudas, además de fijar los conocimientos adquiridos.
El material principal son unos carteles con escenas habituales para nuestros estudiantes, acompañados de una carpeta con la propuesta talmente con diferentes trabajos para el profesor y para los alumnos, de los cuales se extraen numerosas actividades, pues son un gran recurso para la enseñanza y se adaptan a las necesidades de cada grupo.
Como aparece en su guía didáctica, con su uso intentamos:

- Potenciar la espontaneidad y fluidez en el uso de la lengua catalana.
- Crear situaciones comunicativas reales, próximas al ámbito habitual del alumnado.
- Ofrecer al profesorado la posibilidad de extrapolar la metodología presentada a otros materiales del mismo estilo.
- Activar ideas y generar un debate que propicie la elaboración de nuevos materiales aplicables con la AIT.

Su puesta en práctica ha resultado innovadora y entusiasmadora, como todas las otras a las que haremos referencia en este escrito.

Cine

Programa para la integración y socialización del alumnado inmigrante. Se trata de añadir algunas salidas más a las ya preparadas por Política Lingüística de forma que los alumnos recién llegados acudan al cine con sus compañeros y compañeras de las aulas a las que pertenecen, y además de esta salida extraescolar, hagan otra con todos los recién llegados de todos los institutos.
El objetivo principal es la socialización, conocer compañeros y compañeras de otros centros con quienes compartir las dudas y las angustias que durante la adolescencia en un país extranjero se suelen encontrar. A la vez, se fomentan las relaciones intercentres con su profesorado respectivo, pues sus profesores también comparten dudas y soluciones en un ambiente distendido.
La película que van a ver, se escoge por votación, según las necesidades de cada centro.
A la vez, cada película genera una carpeta de trabajo que resulte divertido y atípico, individual y/o colectivo, con actividades diseñadas por nuestro equipo de apoyo, destinadas tanto al alumnado como al profesorado para convertir esta salida en una herramienta realmente pedagógica.

Juegos

El programa de juegos ha acontecido una sorpresa, pues en principio los juegos estaban descartados dada la edad del alumnado de secundaria. Nadie esperaba que los alumnos y las alumnas todavía tuviesen ganas de jugar. Sabíamos que los juegos nos ayudarían a transmitir nuestra cultura y a compartir las suyas, pero no habíamos previsto un detalle importante: a los adolescentes también les gusta jugar. Y no nos referimos solamente a juegos como tales, sino a cualquier actividad en la que las reglas impliquen partes de juegos conocidos.
Cuando uno no sabe un nombre de la carta de memory (o juego de parejas que ha destapado, no se avergüenza del mismo modo que si se está sentado en el pupitre, con la cara y los ojos del profesor esperando una respuesta correcta. Podemos decir y repetir palabras con sonidos difíciles sin miedo. Siempre hay alguien que la dice peor, y además, se comparten las necesidades educativas culturales como cuando debemos pronunciar dos consonantes seguidas a finales de palabra, hombres por ejemplo, cuesta a chinos e italianos más que a los árabes, por ejemplo, pero a estos les cuesta más diferenciar la e y la y. Todos compartimos y todos participamos.
Además, dentro de las paredes del aula taller, se pierde el miedo. Allí dentro, la confianza y la autoestima provocan el aumento del aprendizaje, sean cuales sean las circunstancias que los hayan obligado a llegar a nuestra tierra.
Dentro de los juegos que hemos escogido hemos incluido el Memory o juego de parejas, juegos de cartas de personajes y objetos, juegos de mirar y recordar, juegos de movimiento y juegos de preguntas y respuestas. También nos sirven los dominós, la famosa Oca, el parchís y la ideal Qué.

El movimiento

En algunos momentos determinados, debemos romper el hielo. En nuestras aulas de alumnado recién llegado, lejos de encontrar alumnos que no quieran participar y no queran aprender, nos hemos encontrado personas con muy buena disposición. Una vez que se pierde el empacho y se aprende a asumir los propios errores lingüísticos, indispensables para que se lleguen a lograr unas buenas técnicas de comunicación, se puede pasar a los juegos con movimiento.
Para hacer estas actividades es imprescindible:

- una planificación previa de los contenidos que habrán de lograr los alumnos
- tener a punto el aula y el material que se ha de usar
- haber informado mínimamente a los alumnos de como se debe hacer cuando se necesita montar y desmontar el aula: mover los muebles en silencio, volverlos a colocar antes de salir, etc. (la enseñanza de la educación en valores también se puede hacer a través de estas técnicas)
- informarlos que es una clase sin libros ni libretas, dónde también tendrán que aprender y después tendrán que hacer los ejercicios correspondientes
- recordarlos que la higiene personal es básica e imprescindible, sobre todo en actividades como éstas, dónde la mínima distancia que solemos mantener con nuestros parecidos se ve acortada

Las actividades en movimiento nos suelen llevar a una estrecha coordinación con el profesorado de educación física, con posibilidad de reforzar contenidos necesarios (repasar el vocabulario de los músculos que hay en cada parte del cuerpo, diferenciarlos de los huesos...) y romper tabúes culturales (algunas muchachas de ciertas culturas no quieren hacer pareja con los muchachos cuando tienen más de trece años).
Algunas ejemplos son los juegos con esteras de colores (parecidos al Twister), otras con esteras con indicación de parte del cuerpo y círculos y con música, juegos de música con composición e interpretación de letras (rape) y bailes.
En estas actividades, una o varias de las personas asistentes tendrán a mano una cámara de fotos para grabar todos los compañeros y compañeras. Con estas imágenes se hará la siguiente sesión o clase.

Indiana Pons

“Los alumnos mejoran substancialmente si se simplifica el lenguaje oral y se usan más las diapositivas y las películas” Agnes van Zanten, en la conferencia sobre el sistema educativo francés al cual iba como representante, Simposio de Girona, octubre 2003.

Y ahora, es la hora de desvelar el porqué de la aparición de Indiana en una conferencia de estas Jornadas de la Mediterránea.
La primera razón podría ser que “todo se aprovecha”, es decir, si la película “En busca del Arca Perdida” provoca ganas de aprender vocabulario a nuestro alumnado, lo aprovecharemos. Si, además, es entretenida y podemos sacar actividades que mejoren su ortografía, todavía mejor. Si de ella podemos extraer ejemplos de diferencia cultural que nos ayuden a plasmar nuestras diferencias con las de los recién llegados, será más fácil que leyéndoles un manual de buen comportamiento. O sino, recordamos el menú que le sirven al banquete del rey en Indiana Jones segunda parte: ojos, cerebros de mono con cucharita y otras “delicias” que no queremos repetir.
En nuestro caso, Harrison Ford nos sirve para hacer de modelo ante un Indiana Pons, descrito por el grupo Ossifar, que conquistó nuestras islas ya hace unos años con la mejor arma que se puede usar para las conquistas: el sentido del humor.
Nuestro Indiana, en nuestro programa, requiere un alumnado que domine mínimamente el idioma para ser capaz de distinguir y describir el personaje americano del insular, ante una pantalla donde se proyectan fotos de los dos y dónde la pericia de cada persona ha de averiguar qué es qué, mientras la música acompaña la actividad.

Para acabar...

Éstos son sólo algunos de los numerosos ejemplos que nos sirven de muestra de las sesiones que hemos desarrollado en los talleres de lengua y cultura y las aulas de acogida. Como se puede ver en las fotos, el nivel de participación es alto y también lo es la implicación de los profesores y profesoras, así como de los centros que los acogen.

A la hora de hacer balance, no sólo debemos contar con la opinión de los profesores y profesoras, del equipo educativo que trabaja con el alumnado recién llegado, y de los directivos o la nuestra misma. Sin la opinión de los alumnos, sujetos de estas sesiones transmisoras de conocimientos y de valores, nuestro trabajo no conseguiría sus objetivos.
- Hemos hablado muy! (Nàima)
- Sí, me gusta muy trabajar así ( Xin Xan)
- No me ha gustado. Ha, era broma. Sí, que me gusta...! (Fernando)
- He aprendido muchas cosas... (Kadijah)
- Es muy divertido (Kristin)

Josep Maria Terricabres, en la conferencia impartida en la Feria de Didáctica de Montjuich, Barcelona (mayo 2004), insistía en que “la educación debe cambiar, porque nosotros también hemos cambiado y ya no somos un 85 % agricultores ni la única enciclopedia del pueblo es la del maestro”.
Daniel Casany, en las celebradas el pasado febrero en Eivissa “Reflexiones en torno a la educación”, argumentaba que “la educación no puede ser como la de antes; hemos de enseñar a los alumnos a ser críticos y a interpretar aquello que leen, a aceptar esta sociedad de cambio”.
Nosotros queremos optar por un nuevo modelo de apoyo, un nuevo modelo de acogida, un modelo que respete los valores, nuestros y los suyos. El profesorado de acogida que pone en práctica estos programas parte de la firme voluntad de ayudar a sus compañeros y compañeras profesores de aula, para facilitarles su tarea diaria. Es un profesorado “consciente de la necesidad de emprender acciones relativas a promover reflexiones, capaz de abordar temáticas de actualidad en nuestra sociedad, que quiere ofrecer una educación que responda a los retos que nos plantea una sociedad globalizada, en constante cambio, una educación que facilite el aprendizaje para la convivencia y el respeto a las diferentes culturas y el rechazo de todo tipo de exclusión social”, como dice la presentación de estas jornadas, para conseguir “una comunidad que entienda esta diversidad cultural como un valor y lo aplique con creatividad a los ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI.