<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

INTERCULTURALIDAD, INMIGRACIÓN Y SISTEMA EDUCATIVO

José Luis Pérez Iriarte, director general de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa del Ministerio de Educación y Ciencia presentado por la Sra. Mercè Amer Riera, Inspectora de La Alta Inspección en Baleares.

 

En primer lugar, he de confesar que soy fundamentalmente un burócrata, con mucha experiencia pero un burócrata, del que no esperen muchas disquisiciones científicas, ideológicas, pero sí algunos datos, algunas opiniones, algunos diagnósticos y alguna reflexión sobre cómo los sistemas educativos y en concreto, el español, abordan la realidad, no el problema de la presencia de emigrantes en nuestro país.

Las migraciones son un fenómeno universal: entre 185 y 192 millones de emigrantes hay en el mundo sin contar los de primera generación y La Historia de las Civilizaciones es la Historia de las migraciones. Por encima del derecho secundario de los países a ponerse legítimamente fronteras está un derecho primario a moverse por todo el planeta. Hay elementos estructurales fundamentales a considerar, estamos en un mundo muy desequilibrado en el plano económico y en el plano demográfico; el 80% de la riqueza está en manos del 20 % de la población y a la inversa, el 80 % de la población tiene acceso sólo al 20 % de la riqueza. Por lo tanto, la emigración es un fenómeno estructural del que en principio nos beneficiamos los países ricos, esa es la situación. Una situación que a los sistemas educativos plantea retos evidentes junto a otros muchos que los sistemas educativos tienen que asumir. Fundamentalmente son de distinto orden, en relación con la igualdad de oportunidades, en el acceso a la educación, en relación con el tema de la atención a la diversidad en las enseñanzas, el tema de las políticas compensatorias para suplir determinadas carencias, y el de la Educación cívica y ciudadana en el conjunto de los sistemas educativos.

Yo entiendo que las cuestiones relativas al mundo de la emigración en los sistemas educativos actúan como una metáfora de una relación más amplia que es como los sistemas educativos deben abordar situaciones nuevas derivadas de su condición de sistemas que atienden a la totalidad de la población, una población culturalmente diversa y que tiene poco que ver con lo que suponía la finalidad de los sistemas educativos hace unos cuantos decenios, una buena parte de las cuestiones que se plantean en relación con la educación de emigrantes forman parte de un debate más amplio, que es el debate de cómo los sistemas educativos deben combinar calidad con equidad, cómo deben ser equitativos y ayudar a la diversidad.
Veremos como esta idea subyace en algunas de las reflexiones que vamos a hacer.
En Europa se plantean, como saben, los retos derivados del compromiso de Lisboa del año 2000, los estados europeos reunidos en el seno de la Unión Europea, entienden que Europa debe ser una economía competitiva basada en el conocimiento, y que para ello los sistemas educativos deben ser objeto de reformas sustanciales y se plantean una serie de objetivos para el 2.010.
En el planteamiento teórico que hay detrás de esta reflexión se dice que en esta sociedad del conocimiento no caben las exclusiones, es decir, esta es una sociedad en que todas las ciudadanas y ciudadanos deben de participar porque esa no participación en la sociedad del conocimiento generaría exclusión social, y pondría en detrimento la cohesión social necesaria para que esa sociedad competitiva que se pretende, funcione. Por lo tanto, aquello que siempre se ha predicado desde la perspectiva de los derechos de la persona de que el acceso a una educación de calidad debe estar al alcance de todos, ahora se predica también desde una perspectiva más competitiva, más economicista si se quiere, pero en todo caso, bienvenida sea esa nueva perspectiva, por lo tanto, estamos en Europa en una situación donde los sistemas educativos están llamados a no desatender las situaciones de ninguna de las personas que están en su seno, por lo tanto sistemas excluyentes o segregadores no tienen cabida en estos objetivos de la sociedad del conocimiento, en Europa. Un nuevo reto para los sistemas educativos, son cuestiones que son más fáciles decirlas que llevarlas a la practica, es evidente, pero en todo caso esa es la situación, y por lo tanto los temas relativos a la educación de y con emigrantes se sitúan en Europa en este contexto.

Los sistemas educativos están acostumbrados por una inercia de no sé si de siglos, al cultivo de la excelencia, a la atención a sectores reducidos de la sociedad, no sólo por razones de carácter social, sino también por otro tipo de razones, de identificación con lo que son las reglas del juego de los sistemas educativos, y hoy día los sistemas educativos deben de atender a la totalidad de la población de todo el ciudadano el sistema educativo tiene que sacar algún tipo de rendimiento, el ciudadano tiene que sacar algún tipo de interés, de su presencia en el sistema educativo, por lo tanto los sistemas tienen que organizarse desde el principio de atención a la diversidad, no sólo como nosotros la planteamos, incluso en nuestras leyes, es decir, como soluciones compensatorias para alumnos en situación de riesgo, con problemas para salir adelante, sino como un principio universal que tiene que impregnar el conjunto de las políticas educativas, es decir, la sociedad es diversa, la población es diversa, las situaciones de partida de los alumnos que nos llegan son muy diferentes y por lo tanto esto debe influir en la orientación de las enseñanzas, en su enfoque y en la realidad de las políticas que llevemos a cabo, no me refiero sólo a España, estoy hablando en general de los retos de los sistemas educativas modernos en todo el mundo.

Por lo tanto, no exclusiones, políticas inclusivas por un lado, como principio de atención a la diversidad como norma rectora de los sistemas .
Más cosas, es decir, el equilibrio es otro de los retos que los sistemas educativos tienen en un mundo en el que la emigración es un elemento estructural y esto como las demás cuestiones que estoy diciendo forman parte de un discurso más amplio.
Es decir, que cuando uno oye hablar del problema dicho así, de la presencia de emigrantes, parece como si de pronto descubriéramos que hay sectores marginados en la sociedad que acceden al sistema educativo, los ha habido siempre, más vale tarde que nunca, que nos demos cuenta que esto es así. La presencia en la educación de sectores con problemas, marginados o no marginados, debe de orientar, debe de condicionar el conjunto de los sistemas educativos y de las políticas educativas, eso es así, el tema de la escolarización no es baladí, es decir, la inercia social funciona de tal manera que los afines se agrupan y esta agrupación de afines provoca guetos, guetos de marginación, en algunos casos, guetos de excelencia en otros, y esto tiene consecuencias en los rendimientos educativos como luego veré a propósito de algunas evaluaciones internacionales, pero tienen también consecuencias en cuestiones más profundas, es decir, la educación para la ciudadanía, la educación para la convivencia para el respeto del otro, hablo de cuestiones que están muy en el centro de lo que se debate en este congreso, yo creo que pasa por una educación en la pluralidad, es decir, la sociedad es plural, es diversa, y por lo tanto una buena educación para situarse y vivir, en esa diversidad, en esa pluralidad, es practicarla, vivirla y aprenderla en el sistema educativo. Difícilmente se aprende en esa diversidad si no se vive en la escuela.

Por lo tanto, sería importante que los centros educativos tuvieran agrupaciones armónicas de alumnos, agrupaciones equilibradas, donde la diversidad social estuviera representada. Este es otro de los retos que los sistemas educativos modernos tienen en un contexto en el que existe la emigración y en el que existe una diversidad de situaciones y unos desequilibrios sociales muy importantes, desequilibrios sociales y económicos que son estructurales y de los que el fenómeno de la emigración forma parte, esta es una cuestión a mi juicio fundamental.

El reto de la Diversidad es, sin duda, el reto más importante de los sistemas educativos modernos obligados a conocer y a entender la diversidad de intereses, la diversidad de capacidades y de entornos socioeconómicos de los que el alumnado procede.
Esta diversidad, los sistemas educativos la abordan de manera diferente, unos con sistemas muy comprensivos, otros con sistemas muy segregados, otras, la mayoría, con sistemas híbridos de una fórmula y de otra, como podría ser el caso del sistema español basada en principio en una idea comprensiva, pero con una serie de cautelas y de escapes, para buscar soluciones flexibles y equilibradas.
En todo caso, voy a hacer alguna aproximación al tema desde otra perspectiva y es la perspectiva de los resultados escolares. Ya sabemos que los resultados escolares no es un elemento sustancial en la educación y tenemos un discurso más profundo, pero voy a hacer esta aproximación que también es importante, es decir, bien está que nos acerquemos y prioricemos los procesos pero también es bueno que hablemos de resultados, yo entiendo que los planteamientos progresistas de la educación son perfectamente compatibles con una calidad de la excelencia, y los buenos resultados.

Vamos a verlo desde la perspectiva de los resultados y vamos a verlo a la luz de los informes del programa Pisa, conocido en los medios educativos, que es un programa de evaluación del conocimiento de los alumnos que organiza cada tres años la OCDE, que se centra fundamentalmente en matemáticas, ciencias y en comprensión lectora. De alguna manera, lo que podrían ser determinadas competencias básicas que están en el núcleo de los sistemas educativos todos los países.
Los resultados de Pisa dan lugar a debates en todos los países, también en España donde se dice si estamos por encima de la media o bien o mal, o regular, y donde cada uno esgrime los resultados en contra de los del vecino, dicho esto lo interesante de los resultados de Pisa es la correlación que uno puede obtener entre determinadas variables y los resultados que se obtienen. Esto es una información muy rica que nos viene bien para decisiones en cuestiones educativas.
Hay una cuestión de libro que está en Pisa y en los resultados de estudios también nacionales y es la correlación entre la variable de condición socioeconómico de los alumnos y de sus padres y los resultados escolares, esto es importante para las fotografías aéreas de los sistemas, para ver cómo funcionan en los grandes números los sistemas educativos. Además Pisa hace un constructo estadístico muy afinado sobre el índice socioeconómico y cultural de los alumnos participantes en la muestra, que representan a la población y añade un índice socioeconómico y cultural de los centros; otro elemento importante es que hay una correlación evidente entre condición socioeconómica y resultados y también hay una correlación brutal entre el índice socioeconómico y cultural de la agrupación de alumnos de un mismo índice en un centro, en un sentido para bien o en un sistema para mal. Por lo tanto el conocimiento de estas correlaciones obliga a los responsables de los sistemas educativos a considerarlas, y a organizar los sistemas de tal manera que sean más equitativos, a organizar acciones de política educativa compensatoria para compensar esas diferencias y para que la igualdad de oportunidades sea un hecho más que un discurso.

¿Cómo afecta esto a la cuestión de la que estamos hablando? Pues sí, es decir, los emigrantes en grandes números en Pisa obtienen resultados muy por debajo de la media, hasta ahí, pues, no habría que sorprenderse porque hay razones de muy distinto tipo entre otros, el conocimiento de la lengua del país de acogida, etc. Pero es que resulta que los emigrantes de primera generación, es decir, los que ya han nacido en el país de acogida y los emigrantes fueron sus padres, también obtienen peores resultados que la media, mejores en todo caso que los auténticamente emigrantes, pero esto es así.
Pero luego resulta que si se detrae, esto es una operación estadística, el efecto de la condición económico-social del emigrante y se queda uno solo con el valor de emigrante de primera generación, la diferencia desaparece. Dicho en otros términos, el gran elemento en función del cual la generación emigrante obtiene peores resultados de la media, se deriva más de su condición sociocultural que de su condición de emigrante. Esto abunda en la tesis que trato de decir, que cuando hablamos de educación de emigrantes y educación con emigrantes, estamos hablando de un problema más global que aflora de una manera metafórica con motivo de los emigrantes, pero que son cuestiones mas profundas y que afectan a la equidad de los sistemas educativos. Los datos de Pisa ponen de manifiesto esa realidad, de tal manera que los países con políticas inclusivas, más equitativas son aquellos en los que la población emigrante obtiene mejores resultados, como la población no emigrante que estaría en esa posición. No sé si me explico: sociedades equilibradas, con sistemas educativos inclusivos como puede ser el caso de Finlandia, obtienen los mejores resultados, los resultados de Alemania son horribles en Pisa, tengamos en cuenta que los resultados son siempre la media, es decir, los resultados de Pisa en Alemania suscitan un debate político de enorme calado, también en Francia, en Bélgica, en Holanda, es decir, los sistemas educativos más basados en la organización de programas educativos en función de la características de cada alumno, los sistemas más segregadores, dicho sin ánimo de ofender, son los que obtienen peores resultados pero también en conjunto, obtienen buenos resultados para pocos alumnos, y malos resultados para el conjunto del país, y esto en el discurso de las políticas educativas que Europa pretende para la sociedad del conocimiento, para que no haya exclusión y para que sea más competitiva pues es un desastre. Según dicen los expertos europeos, también sería un desastre desde una perspectiva de otro tipo más ideológica, pero añado este dato para abundar en el otro que a mi personalmente, me interesa más especialmente.

Por lo tanto, los sistemas educativos tienen que aprender al tratamiento de la Diversidad, y esta cuestión enlaza con la otra que antes decía de la agrupación de los alumnos y los procesos de escolarización. Un estudio de los resultados españoles del informe Pisa del año 2000, que se publicó hace muy poco, revela como el índice socioeconómico y cultural de cada centro tiene una correlación brutal, decía ,con los resultados de los alumnos de ese centro.
Es decir, si nosotros agrupamos en los centros, no es que nosotros agrupemos, la inercia social los agrupa, y las políticas tendrían que orientarse a organizar las inercias sociales con políticas sociales por muy malas que sean.
En todo caso, alumnos de las mismas características en un centro propician o muy buenos resultados o muy malos resultados, resultados muy diferentes y eso decía que el análisis técnico del informe Pisa del año 2000 pone de relieve unas correlaciones brutales, que afectan al tratamiento de todos los alumnos en situación de desigualdad con respecto a la generalidad, como podría ser el caso de los emigrantes pero también de otros alumnos.

Vamos a ver cómo funciona la emigración en España, hasta ahora estoy hablando en términos generales. En España el total de residentes extranjeros, las estadísticas las tenemos como extranjeros, luego bien, cómo distinguir de un extranjero que llega a España sin más o lo que es un emigrante, sería una distinción que se podría hacer según los países de origen, se puede deducir. Así pues, el total de residentes españoles legalmente establecidos en España en el 2003 sobrepasaba el millón y medio, pero el número de extranjeros empadronados, sobrepasaba los dos millones y representaba el 2,6 por ciento de la población, datos del 2003.
Es curioso porque España hasta hace poco era el país de Europa occidental con el menor numero de emigrantes. Desde hace 13 o 14 años España ha pasado de ser un país exportador de inmigración, a ser un país importador, en la historia 13 años no es nada, es decir, hasta hace 4 días España era un país de emigrantes.

Yo, una de las cosas que he hecho en mi vida, durante un tiempo, fui responsable de la educación de emigrantes españoles en Europa, en cuatro días uno ve como las cosas que nosotros pedíamos y planteábamos a otros países son las mismas que ahora nos plantean y piden.
Y creo que tenemos que tener un mínimo de memoria histórica de lo que hemos sido hasta hace nada, creo que ayudaría mucho a la resolución de algunos problemas.
En 28 años el número de extranjeros en España se ha multiplicado por 10 y el de los extranjeros procedentes de África, Asia y Latinoamérica se ha multiplicado por 22 y pico. Bueno, son datos. Hay un estudio muy recomendable de Juan de Nicolás que gobierna el Observatorio Permanente de la Inmigración, del que se deriva que el nivel de xenofobia en España no es excesivo. España es un país relativamente razonable en esa cuestión.

Luego también el estudio incluye algunos datos sobre el grado de satisfacción del emigrante en España y a la pregunta de si volvería a España que es una pregunta, y a la otra pregunta me quedaría en España, a las dos la respuesta son positivas en el 75 por cien de los casos, diríamos que la situación de la emigración en España no tendría excesivas aristas, tanto vista desde la perspectiva de la población en España como desde el punto de vista de la opinión del emigrante, en todo caso son opiniones discutibles, el dato esta ahí, y lo pone de relieve Díaz Nicolás.
En 2005 los extranjeros afiliados y en alta eran del 8,33 por ciento Los parados extranjeros representaban el 5,3 por ciento del total de parados.
Recibían prestaciones por desempleo el 4,11 de los preceptores. Como saben el mayor número de emigrantes son: ecuatorianos 250.000, marroquíes 240.000. La suma de unos y otros sería el 30,7% del total.

¿Cómo están los emigrantes en el sistema educativo español? El crecimiento del número de emigrantes en el sistema educativo es notorio cada año.
El curso 94-95, voy a redondear las cifras, había 53.000 extranjeros en las enseñanzas no universitarias en España. El curso 2003-2004 había 390.000. El curso 2004-2005 había 450.00, y el número aumenta cada año.
En cuanto a la media en España, el porcentaje de alumnos extranjeros es el 6,5 % de la totalidad de los alumnos del sistema no universitario.

Por Comunidades autónomas la que tiene mayor porcentaje de población extranjera sobre la totalidad de sus alumnos, es ésta, la que estamos, las Islas Baleares con 11,1, le sigue Madrid con 10,7% etc. Hasta las que tiene menos, Galicia con un 1,9%.

La población extranjera procede mayoritariamente de América Central y del Sur, en total, la suma es de 48% , África con casi el 20% y el resto de los continentes en menor medida.
Los alumnos entre centros públicos y privados se distribuyen de la siguiente manera: en el curso 2003-2004 sobre un total de 400.000, digamos que las tres cuartas partes están en centros públicos y una cuarta parte en centros privados.
Esto significa que hay 4 alumnos extranjeros en centros públicos por cada uno en centros privados. Una cuarta parte está en centros privados. En los centros públicos el 7,8 del alumnado son extranjeros, ese porcentaje en los centros privados, concertados o no, sería del 3,7 %, es decir, la proporción es doble en centros públicos que en centros privados. Teniendo en cuenta que hay dos terceras partes de los alumnos que están en centros públicos esto da lugar a la proporción que antes les decía.
La proporción en centro públicos es del 7,8 en privados el 3,7, datos del curso 2004-05. No es que haya más extranjeros en centros públicos porque haya más alumnos en centros públicos sino que el porcentaje de alumnos extranjeros sobre el total en centros públicos es el doble que en centros privados.
Esto no es sólo una cuestión en la dialéctica centros públicos, centros privados, luego hay centros públicos donde la población se concentra, la población emigrante y aquí entramos en una cuestión importante, es decir, que tiene que ver con todo lo que les decía antes: la agrupación de emigrantes en un determinado centro ya sea público o privado tienen inconvenientes para la calidad de la educación que reciben esos emigrantes, para el conjunto de la actividad del centro, es decir, en todo caso hay que entender que la distribución de los alumnos emigrantes en los centros debe plantearse no como un problema a resolver, a veces se hace un problema en clave negativa de esta cuestión (este es un problema vamos a repartirlo). Es un problema, pero no como se plantea en términos populares, es un problema para el conjunto del sistema educativo, que no afecta sólo a la emigración, es decir, la concentración de alumnos en situación desfavorecida y la concentración de alumnos en situación favorable (para tener éxito en el sistema educativo) son concentraciones que atentan contra la equidad del sistema educativo que está obligado a atender a todos por igual y que cada uno saque el mejor resultado de sus capacidades.

Por lo tanto, las agrupaciones armónicas y equilibradas de alumnos permiten mejores resultados para todos y sobre todo permite mejor educación para la convivencia para todos. Ese es el principio que hay que sostener. Desde esa perspectiva, la presencia de inmigrantes no es un problema a resolver, sin negar que lo sea, sino que fundamentalmente es una riqueza a administrar. Este es el leit motiv de lo que yo quería decir.

¿Cómo nos ven desde fuera? Hay un informe del 2004, de la CEDRI (Comisión europea contra el racismo y la intolerancia, son las siglas inglesas) este informe señaló que la educación en España (es un informe sobre España) que la educación en materia de derechos humanos incluye la no discriminación y el respeto por la diferencia que no se impartía como materia especifica como debería ser. Esta Comisión entendía que la educación en materia de derechos humanos debe formar parte del currículo de los sistemas educativos. Esta misma Comisión recomienda entones, la inclusión de la Formación Intercultural en términos genéricos en los programas de formación del personal docente, no sólo de los currículos de los alumnos, sino también de los planes de formación del profesorado porque desde luego todo aquello que nosotros entendemos que debe de ser objeto de estudio en el sistema educativo, y que debe de tener una cierta incidencia en la formación de profesores, si no, estaríamos incurriendo en una cierta incoherencia.
La Comisión también recomendó que se abundara en el estudio de la lengua española como segunda lengua a los niños y niñas que no fueran de habla española, esto es una de las acciones compensatorias evidentes que yo creo que el sistema español ya está haciendo pero que debe de ser reforzada, es decir, para aquellos emigrantes que tienen un idioma distinto del nuestro, la manera de ponerlos en una situación mínima de igualdad con el resto de los alumnos del sistema, es programar acciones de carácter compensatorio, paralelo, en materia de aprendizaje de la lengua española.
La Comisión también apuntó una cosa que estamos haciendo, como es la del mantenimiento de los programas y de la cultura propia en el sistema educativo español.

Nosotros, programas como estos, los tenemos con Marruecos, hay otro programa con Portugal que responde a tiempos antiguos donde había una población emigrante portuguesa fundamentalmente en zonas fronterizas, ahora la preocupación fundamental es atender la población magrebí, en concreto tenemos un programa de lengua árabe y cultura marroquí para los alumnos marroquíes en el sistema español. Es decir, el mantenimiento de la propia lengua y de la propia cultura es una cuestión importante, tiene que ver con la identidad personal con la autoestima y con la situación con la que el emigrante se encuentra para abordar desde allí una auténtica igualdad.
El emigrante tiene que contrarrestar la cultura familiar con la cultura de la escuela, tratar que al final no haya un predominio de la cultura sino unos equilibrios que tienen que estar a la base .En todo caso la comisión recomendaba a España que esos programas los reforzase, aunque valoraba como una cuestión buena, que España estaba haciendo.
Vuelvo a lo que decía antes, hace pocos años nosotros teníamos estos programas, todavía queda algún resto, allí donde había emigrantes, de la segunda y tercera generación, había y sigue habiendo algunos restos de programas de lengua y cultura españolas para esa población, recuerdo como en los años 80 se hizo un esfuerzo importante para conectar estos programas.
Durante mucho tiempo la idea era mantener estos programas a ultranza, alimentar y reforzar la identidad del emigrante español, hasta que llegó un momento en que alguien se dio cuenta que esto les ponía en inferioridad, se hizo evidente en los sistemas educativos de Alemania y de Francia.
En Alemania, un español en un gimnasium era una rara avis, al final siempre se acababa en los sistemas más diferenciados, en los flancos, de menos categoría, entre comillas, de los sistemas educativos. Entonces se inició una política para tratar de integrar a los alumnos en los países de acogida y hacer eso compatible con la lengua y cultura de origen, es decir, que esto, mantener equilibrios es importante y no ser excesivamente radicales en unas posiciones y en sus contrarias.
Luego la comisión, por supuesto dijo en su informe leo textualmente: ”Que los niños de países no pertenecientes a la Unión Europea están excesivamente representados en algunas escuelas, esto afecta a las escuelas públicas y en menor grado a las escuelas privadas financiadas públicamente, colegios concertados, que la propia comisión puso de manifiesto lo negativo de la concentración en algunas escuelas. La concentración en determinados centros no es buena y hay que evitarla.
Este informe del mismo modo que hacía una valoración favorable con los emigrantes en España, hacía un crítica muy dura sobre ese mismo tema en relación con la población gitana, ahí sí que España tiene un problema de actitud de la población, todavía no resuelto.
Lo cierto es que tenemos una nueva ordenación del sistema educativo, una Ley que se acaba de aprobar en el parlamento y una situación nueva en la que vamos a ver cómo funciona este tema del que estamos hablando. La ley, yo creo que dice cosas interesantes en relación con la educación de y con inmigrantes, dice cosas interesantes en relación con la equidad del sistema educativo, cuestiones que afectan a Los Procesos de escolarización, cuestiones que afectan a La Atención a la diversidad, a Las Políticas compensatorias y a La Educación ciudadana que sería los cuatro pilares en los que se basa una política de equidad con calidad. Lo que ocurre es que, está bien que las leyes digan cosas y que en sus principios y en sus fines, establezcan ideas que a todos nos deben hacer funcionar, luego lo que ocurre es que las leyes no tienen un efecto taumatúrgico sobre la realidad. Las leyes hacen y dicen lo que pueden decir y luego están las políticas que hacen que unas cosas funcionen en una dirección o funcionen en otra, son políticas a las que está obligado el Estado, desde el gobierno en Madrid, desde el Ministerio al que pertenezco y que están también en un sistema descentralizado como el nuestro, referidas a las Comunidades autónomas a los propios centros y a la propia sociedad. Es decir, el mundo de la educación es un mundo donde las responsabilidades están muy compartidas, pero en todo caso, yo estoy obligado a explicarles cómo lo vemos desde el Ministerio de Educación y Ciencia.

La ley dice cosas como lo siguiente:
Artículo1. Principios de la Ley :
La Calidad de la educación para todo el alumnado independientemente de sus condiciones y sus circunstancias.
La Equidad, que garantice la igualdad de oportunidades La Inclusión educativa y la No Discriminación y actué como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales. Eso está en el frontispicio de la ley, artículo primero.

Sobre la primera de las variables, el acceso a la educación y la escolaridad equilibrada, es una cuestión en la que entran en juegos derechos de características muy diferentes, es decir, el deseo de que haya una escolaridad obligatoria, que haya una pluralidad en los centros, hay que armonizarlo con derechos, derecho de libertad de elección de centro, derecho a la educación, y decisión legitima de los padres de llevar a su hijo-a al centro al que quieran, cuando la demanda es mayor que la oferta, las administraciones, en la ley también está, tienen la obligación de establecer criterios para ver quién prevalece sobre quién. En este establecimiento de criterios, esta ley introduce alguna disciplina nueva en materia de escolaridad con el establecimiento de comisiones de garantía de escolarización, con la inclusión del reparto equilibrado de población con problemas específicos de población con cuestiones de reservas de plazas para atender a población emigrante, claro en este caso que llegue ya con el curso comenzado, es decir, hay una serie de principios que la ley introduce para mejorar la equidad del sistema y permitir a las administraciones que actúen en esta dirección.
Por lo tanto creo que la ley dice cosas importantes en esta materia.

La Atención a la diversidad es el principio rector de cómo está ordenado el sistema educativo a partir de esta ley, es decir, España tiene un problema grave en su sistema educativo y es el elevadísimo índice de lo que se llama en términos populares fracaso escolar y que en términos mas riguroso se plantearía de la siguiente manera:
Cuál es el porcentaje de la población desde donde termina el tramo de edad, que no tiene estudios superiores a los 16 años, que ha abandonado el sistema educativo a los 16 anos y ahí se incluye también los que han fracasado en secundaria obligatoria, y nos encontramos que el porcentaje de población en Europa, para esos niveles de edad es entorno al 17 % y en España es el 31 y pico %.
Es decir, hay un problema que tenemos que resolver: ¿ por qué la gente se nos va del sistema educativo a los 16 años? por muchas razones, pero alguna de ellas, porque el sistema no resulta lo suficientemente atractivo, por lo tanto la primera obligación que se plantea el legislador es arbitrar mecanismos de flexibilidad en el sistema educativo, para que el sistema en el tramo de la enseñanza obligatoria sea atractivo, y dé respuesta a la diversidad de intereses, de los alumnos porque la gente está mientras debe de estar y luego se va y eso no es ningún éxito, y la solución no es echarlos sino buscarle soluciones para que no se vaya, esa es la obligación como país, eso es difícil. La ley introduce una serie de mecanismos por ejemplo, los elementos de fracaso hay que controlarlos desde el momento en que se producen por lo tanto, la educación infantil desde los 0 años es fundamental, sobre todo en poblaciones desfavorecidas, es decir, países muy desarrollados tienen planteamientos de comienzos de la escolaridad obligatoria a determinadas edades, desde luego.
La gente que se beneficia, entre comillas, del fracaso escolar, en sentido irónico, los que fracasan son siempre los mismos y proceden de los sectores más desfavorecidos de la sociedad.
Entonces, el favorecer la escolaridad desde el primer ciclo de educación infantil, el promover la educación infantil, ahí, hemos entrado descaradamente en la gratuidad del segundo ciclo de educación infantil, que forma parte de la intención de dar facilidades para que los niños-as se escolaricen en la educación infantil planteada desde exigencias educativas en todo lo posible.

Luego hay mecanismos tanto en la primaria como en la secundaría obligatoria, mecanismos de evaluación, de refuerzo, para que los elementos de fracaso se controlen desde el momento en que se detectan. La ley dice cosas, pero no puede entrar en concreciones, que ahora serán objeto de los desarrollos reglamentarios correspondientes pertinentes, pero quiero decir que la Atención a la diversidad como principio rector del sistema está en la Ley y es uno de los temas que afecta de lleno a lo que nos trae a este congreso.

Autonomía organizativa y pedagógica, es decir, los centros deben de tener un mínimo de capacidad de adaptarse a su entorno, y en el entorno donde hay población emigrante es necesario y necesitan una cierta capacidad de maniobra. Es evidente que todos los centros no pueden funcionar con los mismos mecanismos y habrá que permitir a los centros que busquen y que elaboren proyectos de acuerdo a sus circunstancias y a que puedan hacer excepciones y que eso funcione de verdad.
En una encuesta de la OCDE de hace 4 o 5 años, España aparecía sobre 32 países consultados el penúltimo, en cuanto a grado de autonomía, organización pedagógica de las escuelas

Tenemos un país muy descentralizado sobre el plano administrativo y nulamente descentralizado en el plano pedagógico, y si queremos buscar soluciones adecuadas a los problemas de cada uno, esto es necesario, que los centros tengan un grado de autonomía suficiente, y que deban y puedan buscar soluciones adecuadas a su realidad
Mecanismos de educación compensatoria, en materia de educación de emigrantes esto es importante, no debemos sacar a los sectores desfavorecidos de las aulas, no debemos segregarlos pero sí que es posible hacer actuaciones en paralelo, que sigan en sus aulas pero que en paralelo, haya acciones compensatorias, actividades de tipo de lengua castellana para alumnos de países de otras lenguas.

Por ejemplo, la ley lo propicia pero estamos haciendo en colaboración con las Comunidades Autónomas desde el Ministerio, programas de apoyo y refuerzo, de atención a zonas especialmente desfavorecidas, es decir, allí donde haya zonas o centros en condiciones especialmente desfavorecidas que tengan unos proyectos educativos propios, que aconsejen un refuerzo y un apoyo en términos de recursos, estos programas los propician.
Desde luego, en cuanto tengamos más dinero y más posibilidades, son programas que se financian desde el gobierno y las comunidades autónomas, al 50%, son mecanismos de educación compensatoria que deben de funcionar, porque se tienen que buscar mecanismos de compensación para aquellos que tengan mas problemas y esto es evidente.
Quiero dejar para el final, el planteamiento que la Ley disculpen que hable de la Ley de educación que se acaba de aprobar pero es el instrumento legal, es básico para abordar las cuestiones que ponemos sobre la mesa.

Hay una cuestión que es la Educación para la Ciudadanía, nosotros la entendemos como una educación para los derechos humanos, como una educación cívica, para el respeto, para la prevención de conflictos, para la paz, no sólo para la paz universal sino para el vecino de pupitre, es una cuestión fundamental.
Por otra parte, hay cosas que se aprenden en la escuela que hubo tiempos antes, que sólo se aprendían en la escuela pero hoy se aprenden en cualquier sitio. Las oportunidades de obtener una educación de calidad fuera de la escuela, como dentro, por supuesto, se han multiplicado y eran impensable hace algunos años.
Por lo tanto, los sistemas educativos están obligados a algo más, primero a dar en la escuela aquellas cosas a gente que no las tiene fuera de la escuela y segundo, poner énfasis a determinados valores que deben necesariamente impartir.
Nosotros, la educación de la Ciudadanía, la planteamos en una triple perspectiva, por un lado como algo trasversal que debe de formar parte de los currículos, de todas las materias, sobre todo como algo que debe formar parte del clima y de la vida de los centros, por lo tanto los proyectos de los centros deben de atender a esta cuestión. Esto es algo que debe vivirse en los centros para poder aprenderlo.
Si el centro es plural, las condiciones para esta vivencia, para este aprendizaje será mucho mejor, pero hay contenidos que pueden y deben ser objeto de un planteamiento curricular, de contenidos específicos. El ejercicio para la ciudadanía también puede aprenderse como se puede aprender la química. Desde ese supuesto se ha planteado la educación para la ciudadanía, que tiene mucho que ver con la educación y los problemas que se derivan de la educación de y con inmigrantes.

De pronto, nos hemos encontrado con cantidad de gente e instancias que estaban trabajando y preocupadas por esta cuestión. De pronto, al Ministerio nos han llovido experiencias, iniciativas, textos, hemos trabajado y mantenido reuniones con instancias, con ONGS, que están ahí, que desde hace mucho tiempo están preocupadas y trabajando con cosas que nosotros hemos puesto ahora sobre la mesa.

Tantas son las expectativas que hay sobre este tema que el reto es responder y no quedarnos cortos, yo estoy convencido que la Educación para la Ciudadanía es una de las novedades y retos que tenemos entre manos.

Y termino diciendo que la emigración española es creciente, que este crecimiento hay que verlo no como un problema sino como una riqueza que hay que administrar que los retos de los sistemas educativos modernos en relación con la Escolarización, con la Igualdad de oportunidades, con la Equidad ,con la Atención a la diversidad, con la Educación para la ciudadanía, son retos universales que también los tiene España y que estamos convencidos que esto hay que abordarlo y que la educación de y con emigrantes funciona como una metáfora de los problemas de los sistemas educativos y que estamos obligados a dar respuestas equitativas.